Sector jardinería y viverismo

El cultivo de especies no adaptadas al clima requiere en muchas ocasiones una mayor cantidad de agua para el riego, si a esto además le sumamos el empleo de sistemas de riego no ahorrativos e instalaciones de riego en malas condiciones, obtenemos un agotamiento de los recursos hídricos innecesario.

El abuso de fertilizantes y productos fitosanitarios genera la contaminación de los suelos y las aguas

¿Qué podemos hacer?

  • Reducir el uso de fertilizantes químicos y pesticidas.
  • Utilizar sistemas de regadíos que ahorren agua y aplicarlos a las horas más adecuadas (no en horas de máxima insolación).
  • Practicar técnicas de laboreo adecuadas que eviten la pérdida de suelo y la erosión.
  • Buscar proveedores locales, para reducir el gasto en transporte.
  • Utilizar energías renovables en las instalaciones y maquinaria.
  • Mantener en correcto estado la maquinaria para evitar pérdidas accidentales de aceite y combustible.
  • Reducir el uso de envases, macetas, ... de PVC y otros productos contaminantes.
  • Reducir la producción de plásticos papeles, cartones, y depositarlos en los contenedores adecuados (red de Residuos Sólidos Urbanos).
  • Realizar compostaje con los restos vegetales de podas (ramas, hojas, ...), o depositarlos en los contenedores preparados para ello (Puntos limpios).
  • Evitar todo tipo de vertidos incontrolados, en especial de tierras y escombros.