El agua, recurso natural indispensable para la vida, es el soporte directo o indirecto de todos los sistemas ecológicos. La intervención del hombre en el ciclo hidrológico y la modificación de su régimen natural produce impactos de diverso signo y tipología que afectan tanto a la propia calidad del recurso como a su entorno ambiental.